La prueba, ¡los dejó asombrados!

Una nueva edición de MasterChef Paraguay, hizo que los participantes experimentaran la presión de tener que cocinar para 100 personas.

El primer desafío en exteriores para los concursantes consistió en cocinar para 100 personas del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay. Para dicha prueba, Toribia y María Liz (dupla ganadora en la prueba anterior de la caja misteriosa) fueron designadas capitanas de cada grupo. Formándose así, los equipos Rojo y Azul.

El equipo Azul se quedó con la opción de elegir el plato que prepararían, por lo que la líder escogió cocinar “Pollo con arroz acompañado de batata”, dejándole al equipo Rojo el menú “Pollo con pastas acompañado de mandioca”. Comenzó el tiempo, ambos equipos se dirigieron a la cocina para, comenzar a organizarse, trabajar en grupo, cocinar y hacer el mayor esfuerzo para asegurar su lugar en la competencia.

Tanto el grupo liderado por María Liz, como el de Toribia, estuvieron siendo controlados y asesorados por los miembros del jurado. Nada podía estar fuera de lugar ni de tiempo, los platos debían estar servidos cumplidos los 100 minutos. Ya que el reto sería calificado específicamente por los Bomberos.

Cumplido el tiempo, los menús fueron degustados, y por mayoría de votos, el equipo Rojo fue declarado ganador. Por lo que María Liz, Erika, Joseph, Diego, Adriana, Isaac, Luis y Don Arcenio confirmaron su permanencia en MasterChef. Mientras que los que conformaron el equipo Azul, se verían en las cocinas para la prueba de eliminación.

Una vez en las cocinas, Toribia tiene la potestad de decidir (como ex capitana de equipo) salvar a uno de sus compañeros, o salvarse a sí misma y asegurar su permanencia. A lo que ella responde, que salvaría a Mauricio por la ayuda que le había dado en el desafío de quipos.

Posteriormente, fue revelado el plato que debían preparar Toribia, Alan, Fabián, Tania, Isabel, Herminia y Mercedes. Se trataba de “Milanesa de carne, acompañada de sopa paraguaya”

Finalizados los 60 minutos, los cocineros fueron presentando sus platos a Rodolfo, Eugenia y José. Frente a los jueces, algunos demostraron sentirse muy nerviosos.

Pero los que a final cuentas quedaron en un mano a mano, fueron Fabián y Mercedes. Ambos habían expresado no tener mucha experiencia con la sopa paraguaya, y, finalmente quien dejó el delantal fue Mercedes, mostrándose muy agradecida con la experiencia.