Participante

Erika Sganzella

Cirujana plástica. Tiene 50 años, está casada y vive en Lambaré.

En su primer matrimonio, vivió en Brasil. Su esposo enseñaba francés a un grupo, y ella empezó a preparar para ellos cheesecake. Así empezó su amor por la cocina.

Hizo un curso intensivo de diez días. Dice que procura hacer las cosas con sensatez, porque su profesión le demanda eso.

Le gusta viajar y conocer nuevos lugares.

Mencionó lo emocionada que estaba al recibir la noticia de que debía presentarse al casting de MasterChef.

Es muy sensible, “nunca tendré una mala palabra para nadie”, expresa.