Participante

Raúl Núñez

Tiene 25 años, casado, comerciante, vive en la ciudad de Fernando de la Mora. Es el menor de 4 hermanos, sus padres Florencio y Ramona son su mayor motivación. “Mi esposa, mi cable a tierra, empecé a cocinar desde muy chico en casa con mi madre, me considero una persona muy extrovertida y emprendedora, siempre en busca de grandes desafíos”, expresa.

Es animador de catequesis (catequista) de niños y jóvenes, también anima eventos en su comunidad eclesial y social. Le gusta ayudar a la gente que en verdad lo necesite y se caracteriza por ser alegre siempre, incluso en los momentos difíciles. “Mi meta en la vida es ser feliz con lo que hago, y que la gente disfrute la felicidad conmigo”, dice.

Cuenta: “Tengo un sueño frustrado, el de ser un futbolista reconocido y poder jugar en los grandes clubes de mi país y de los demás continentes, ese sueño fue borrándose tras varios accidentes deportivos, solo Dios sabe del porque suceden las cosas, me ha costado entender su voluntad, pero gracias a ello he encontrado mi vocación”.

Para él la cocina es lo máximo, una pasión, es una forma de demostrar sus sentimientos. Los platos representan algún recuerdo, todas las recetas tienen siempre sentimientos y emociones especiales.

Sus platos fuertes son las pastas y las salsas que puedan acompañarlas, y su favorito sin ninguna duda es la lasagna con salsa bolognesa y rosa con mucho queso mozzarella. Considera las preparaciones dulces como su punto débil.

Detalla: “He tenido una infancia triste tras la ida de mis hermanos a otros países en busca de un mejor futuro para ellos y de nuestra familia, crecí sin ellos a mi lado, ¡Fue y sigue siendo un vacío grande a mi alrededor!”.

“Estar en la cocina de MasterChef es todo un honor y orgullo para mí, es un sueño hecho realidad, la respuesta más feliz y fantástica a todas mis preguntas. ¡Feliz de formar parte de esta 2da Temporada!”, finaliza.