Resumen del 9no episodio de MasterChef Paraguay

Un invitado de lujo y una prueba muy exigente, fue la sorpresa para los cocineros en el 9no episodio de MasterChef Paraguay.

Una vez en las cocinas, los participantes y los miembros del jurado, dieron la bienvenida al Director Académico del Instituto Gastronómico de Asunción (IGA), Federico Scappini, quien ingresó con un atractivo postre llamado  “Croquembouche”. En ese momento se dio a conocer la primera prueba de la noche, presentar el postre, y tener que prepararlo en duplas.

Luis, quién había sido electo como el mejor en la prueba de las menudencias (programa anterior), fue el encargado de elegir a su pareja y de armar el resto de los equipos.

María Liz fue la candidata de Luis para la prueba, y posteriormente, los grupos fueron quedando de la siguiente manera: Joseph e Isaac, Isabel y Alan, Tania y Diego, Adriana y Mauricio, Doña Herminia y Don Arcenio.

El tiempo que contaban para la prueba era de 90 minutos, y ésta vez, el jurado junto con el Chef invitado, calificarían las propuestas de manera grupal, por lo que si algo iba mal, ambos cocineros resultarían perjudicados.

Durante el trabajo en equipo, se mostraron algunos inconvenientes en el momento de la elaboración, sumados a la presión y el nerviosismo.

El equipo compuesto por Doña Herminia y Don Arcenio, fue el que se robó la atención de todos, por la manera en que ambos trabajaban.

Finalizado el tiempo, era el momento de que Rodolfo, Eugenia, José y Federico, degustaran las Croquembouche de los 6 equipos. Federico declaró la propuesta de Maria Liz y Luis, como la más presentable a la vista, por lo que ellos fueron los primeros en continuar en competencia, mientras que Tania y Diego, pasaban a esperar la prueba de eliminación.

Joseph e Isaac también convencieron al jurado, y subieron al balcón, mientras que el resto pasaba a esperar también la última prueba de la noche.

Mauricio, Adriana, Don Arcenio, Doña Herminia, Diego, Tania, Alan e Isabel, tuvieron como prueba de la tan temida caja misteriosa, preparar un tradicional “Soyo con tortillas y mandioca”.

El tiempo que tenían era de 60 minutos, y cada cocinero aficionado debía poner el mayor de los empeños para superar el desafío.

A la hora de la calificación, Rodolfo expresó haberse quedado con las ganas de probar un buen Soyo, y felicitó a Don Arcenio (el primero en subir al balcón), por la manera tan tradicional en la que presentó su plato.

Adriana se llevó el mérito a la mejor tortilla, Diego, Alan, Tania y Doña Herminia, también convencieron a los Chefs, asegurando su permanencia una semana más.

El mano a mano final, se dio entre Mauricio e Isabel, y fue un momento en el que ambos expresaron querer seguir en competencia y demostrar su potencial. Pero solo había lugar para uno, por lo que los miembros del jurado decidieron dar una oportunidad a Isabel, y despedir a Mauricio, quien al momento de dejar la cocina, utilizó una frase de despedida, “La cocina es familia”.