Resumen del capítulo 10 de la 3ra temporada de MasterChef Paraguay

Cada episodio de MasterChef Paraguay es sinónimo de sorpresas, y esta no fue la excepción. Por primera vez, los cocineros se enfrentaron a las famosas cajas misteriosas.

Al levantar estos contenedores de sorpresas los participantes se encontraron con viejos retratos, en los que estaban cristalizados sus más emocionantes recuerdos. No pudiendo contener la emoción, soltaron algunas lágrimas.

Después de esta dinámica en la que revivieron el pasado, tuvieron que rendir homenaje a sus seres queridos, preparando el clásico y popular guiso de familia. El tiempo que tuvieron para elaborar este plato fue de 60 minutos.

El primero en subir directamente al balcón fue Isaías, quien presentó Guiso de cerdo con huevo frito y crocante de polenta. Se destacó por hacer de un plato simple algo magnifico, según la chef, Eugenia.

Por otro lado, quienes no lograron convencer a los jurados, para la prueba de eliminación, tuvieron que trabajar con salmón, acompañado de una importante guarnición, y el tiempo a su disposición fue de 45 minutos.

El mejor plato: Salmón con salsa holandesa y rosti de papas, repollo y espinaca, lo obtuvo Ross.

En esta edición quien tuvo que decir adiós a la competencia fue Demian.

¡Reviví ese momento!