Resumen del capítulo 19 de la 3ra temporada de MasterChef Paraguay

Ahora son solo cinco los participantes que están muy cerca del sueño que vinieron a buscar. En esta oportunidad, los mismos tuvieron un nuevo encuentro con las cajas misteriosas, pero esta vez alado de ellas, unos cuadros donde tenían retratados el momento en el que recibieron sus delantales.

Cada uno trajo a memoria ese recuerdo, y en esta ocasión debían reasegurar sus lugares dentro de la cocina. Tuvieron momentos en los que se destacaron y sorprendieron a los miembros del jurado.

Después de levantar las cajas misteriosas se dieron cuenta de que debían hacerlo una vez más, ya que tenían la misión de elaborar sus mejores platos, que ahora debieron estar mejor.

Levantó la caja Joaquín y se encontró con ingredientes para llevar a cabo los Dumplings de cerdo con acompañamiento agridulce.

Fernando en un episodio se destacó con un plato que era propuesta de Joaquín inicialmente, y ese fue el de Ravioles de surubí con crema agria, crocante de puerro y camarones.

Isaías tuvo la responsabilidad de rehacer su Guiso de Cerdo con huevo frito y crocante de polenta.

Noelia, por otro lado tuvo que llevar a cabo nuevamente el postre de la chef Eugenia Aquino, Nuestra Tierra.

Ricardo tuvo en sus manos rehacer de la mejor manera el Pastelón de papas con hongos y risotto de hongos, que una vez lo llevó directamente al balcón.

Tuvieron 60 minutos para la elaboración de los platos y obtener el pase a las semifinales.

En estas instancias solo se buscan platos perfectos y la única persona que lo consiguió en esta ocasión fue Ricardo.

Después de un duro desafío, los participantes se vieron enfrentados nuevamente a las cajas misteriosas pero en esta ocasión solo quedaban tres lugares. La sorpresa fue que tuvieron que elaborar sus peores platos.

Fernando, esta vez debió pagar derecho a piso y tuvo que elaborar el Calzone de carne y champiñones, ensalada de berro con lechuga, dressing de vinagreta de ajo con albahaca y jugo de limón, naranja y vinagre.

Isaías, tuvo que enfrentar su peor pesadilla, que lo eliminó de la competencia una vez, Canelones de carne a la pimienta con salsa de morrones asados y chipa guazú.

Joaquín también tuvo una última oportunidad, y en esta debía presentar una Paella mixta con tortilla española.

Noelia debió reivindicarse con el plato: Gravlax de salmón marinado en remolacha, salsa de aguacate y ensalada tropical.

La primera persona que subió al balcón, prácticamente con nulidad de errores fue Joaquín. El segundo en convencer al jurado fue Fernando.

Los dos peores platos en esta ocasión fueron los de Noelia e Isaías y ya que los errores ya no son admitidos a estas alturas de la competencia tuvieron una última oportunidad en una prueba de presión, que fue netamente visual.

La misma consistió en hacer un huevo poché perfecto, un huevo frito perfecto y un omelette perfecto. Para tal prueba tuvieron 15 minutos de tiempo.

Como es netamente visual, esos huevos deben verse perfectos. El ganador de la prueba acompañaría a Ricardo, Joaquín y Fernando en la Semifinal.

En esta ocasión tuvo que abandonar la competencia Noelia, quien fue la última mujer en esta temporada y se convierte en la quinta mejor cocinera aficionada del país.

¡Reviví ese momento!